viernes, 13 de enero de 2017

Función control de temperatura del aceite

Hoy, vamos a hablaros de una pequeña función de algunas vitrocerámicas, el control de temperatura del aceite. Suele pasar desapercibida, pero creemos que es muy interesante tenerla en cuanta a la hora de elegir nuestra placa de inducción. A parte de ser mejor para nuestra salud, puede incluso evitar algún accidente...


Os habréis dado cuenta, que siempre que se cambia la encimera donde cocinamos, hay un periodo de adaptación. Esto es porque la temperatura en una sartén sigue aumentando durante la cocción, incluso si la producción de calor se mantiene constante. Entonces, hasta que no cogemos el truco, o los tiempos que tarda en calentar la sartén nuestra nueva placa, no conseguimos la cocción perfecta. Si el calor no se ha bajado a tiempo, la comida se cocina demasiado o se quema.

Con el control de temperatura del aceite, este cálculo que hay que hacer ya no es necesario. La placa lo hace por nosotros. Así, por ejemplo, el dorado de un empanado será siempre uniforme. El aceite no se nos quemará, evitando accidentes.


Esta función mide la temperatura del interior del recipiente y la mantiene en el nivel adecuado para cada tipo de alimento. La placa emite calor solo cuando es necesario. De esta forma, además de obtener una cocción perfecta y ahorrar energía, evitamos que el aceite se queme, se inflame o afecte al material antiadherente de la sartén. 

Una temperatura de aceite insuficiente, hace que el alimento absorba demasiada grasa. Una temperatura demasiado alta, hace que el aceite pierda sus propiedades. Con el control de temperatura del aceite, conseguiremos que el aceite esté en las mejores condiciones para freír cada tipo de alimento. 

Suelen disponer de 5 niveles: 
- Nivel 1 o muy bajo, perfecto para preparar y mantener caliente salsas.
- Nivel 2 o bajo, freir con aceite de oliva virgen extra.
- Nivel 3 o medio bajo, crepes, picatostes, gambas.
- Nivel 4 o medio alto, bistec (normal o muy hecho), ragú, verduras.
- Nivel 5 o alto, patatas salteadas, bistec (al punto o poco hecho).

A esta función se le puede añadir un pequeño sensor, a parte, para controlar también la temperatura del interior de la ollas. Este sensor se pega en las ollas y con él, la placa también puede mantener correcta la temperatura, evitando que los alimentos se quemen o hiervan en exceso.

Recordar, que para el óptimo funcionamiento de esta función, será necesario disponer de unas sartenes adecuadas.